Tasas de depreciación

Las tasas de depreciación corresponden a los porcentajes de valor que cada activo sufre de manera anual. El costo de los activos decrece en función de estas tasas de depreciación, y los activos se van deteriorando o desgastando, por lo que año tras año pierden partes de su valor. Una manera de cuantificar dicho desgaste o rebaja, consiste en aplicar de forma previa las llamadas “tasas de depreciación”. Se puede trabajar con ellas incluso antes de la compra de los activos.

En general, en función del activo, existen unas tasas de depreciación ya establecidas, recogidas según su vida legal normal y de un uso apropiado. Veamos algunos ejemplos:

Ejemplos de tasas de depreciación.

 – Edificios: La tasa de depreciación de un edificio, sin tener en cuenta el terreno, asciende al 5% anual.

Maquinaria y mobiliario: La tasa de depreciación de este tipo de activos corresponde a un 10 % anual.

Vehículos: Los vehículos, a pesar de que están diseñados para una larga vida de uso, se consideran como un activo cuya depreciación máxima alcanza los 5 años, por lo que la tasa de depreciación anual asciende al 20% anual.

Tasas de depreciación
3.7 (74.29%) 7 votes