Depreciación lineal

La depreciación lineal es un término que corresponde a la descripción de unos de los métodos correspondientes a la depreciación contable, y que lleva por nombre el método de depreciación lineal o directo. También conocido en el mundo anglosajón como “Straight-line method”.

Podemos encontrar más información en esta página en el apartado de los métodos para determinar la depreciación.

La depreciación lineal se caracteriza porque expresa el valor en función del tiempo y no del uso, lo que viene a decir que cada año fiscal, el activo pierde la misma exacta cantidad de valor.


Este método no se basa en la productividad o en el número de horas de utilización, por lo que estima los errores de considerar que se desgasta igual una máquina que se utiliza 1000 horas al año o 2000 horas al año, independientemente del grado de utilización.

La depreciación lineal conlleva el estudio de estos 4 puntos importantes:

1 – La cantidad de inversión inicial

2 – Los gastos de transporte

3 – La vida útil (en años)

4 – El valor de rescate (Lo que vale el activo al cambiarlo)